¿Cómo se convirtió el bourbon en sinónimo de whisky americano?

  • Publicado hace 4 meses

Cómo el bourbon, bebida elaborada a base de maíz, se convirtió en sinónimo del whisky americano en todo el mundo y vive su mejor etapa gracias a la industria de la coctelería

Actualmente se producen varios whiskies en Estados Unidos, desde whiskies de pura malta hasta whiskies de centeno (que, de hecho, han adquirido un aura de culto entre los amantes de las bebidas), pero ninguno se ha vuelto tan emblemático para el país como el Borbón. El destilado que tiene como base el maíz se ha convertido en sinónimo del whisky americano, su principal bandera, su estilo más disipado –y también el más consumido, dentro y fuera del país. 

El Bourbon es el único aguardiente originario de América, al menos así lo declaró el Congreso estadounidense en 1964, que estableció algunas reglas para la elaboración de la bebida: debe fabricarse con un mínimo de 51% de maíz, colocarse en barriles a un nivel alcohólico graduación que no supera el 62,5% y crianza en barricas nuevas de roble tostado, por citar sólo tres de las más representativas. Esto se debe a que todo el proceso de producción del whisky Bourbon es muy sui generis, como explica Maurício Porto, investigador del whisky (y del whisky) y creador de la plataforma multimedia El perro embotellado

Desde la elección de los granos hasta la maduración, pasando por la composición del mosto y la destilación, todo requiere procesos detallados. "Ningún país del mundo realiza este proceso como los estadounidenses", afirma. Pero, si tuviera que elegir sólo una diferencia, elegiría la maduración. “Por regla general, según un documento llamado Código de Regulaciones Federales, el Bourbon debe madurarse en barricas de roble americano vírgenes y tostadas. Esto aporta características sensoriales muy específicas. La madera es muy intensa y también es perfecta para equilibrar un destilado muy dulce”, explica Porto. 

barricas para envejecer
Como regla general, el Bourbon debe madurar en barricas de roble americano vírgenes y tostadas.

El hecho de que la receta del mashbill utilice principalmente maíz también es algo único, que agrada el gusto de muchos bebedores, ya que es muy dulce. El Bourbon, un whisky que se produjo por primera vez en Kentucky, EE. UU., utiliza al menos un 51% de puré de maíz en su elaboración, aunque este porcentaje casi siempre supera el 70%. 

La normativa estadounidense especifica que para que un whisky pueda llamarse bourbon debe elaborarse en el país: el 95% del Bourbon del mundo se produce en Kentucky, donde las aguas ricas en piedra caliza del acuífero que rodea Louisville (conocido como Bluegrass) sirven para elaborar la mejor bebida, además de brindar un clima propicio para beber. Kentucky tenía 68 destilerías en 2018, un aumento del 250 % con respecto a la última década. Hay 32 municipios en el estado con al menos una destilería, en comparación con sólo 8 en 2009.

Estos datos indican que es posible que los Borbones nunca hayan tenido una fase tan próspera. Y la receta de este éxito actual es una mezcla de aumento de la cultura del cóctel y las redes sociales, según los mayores expertos (y personajes) de este mercado. "Hay una creciente apreciación por [el bourbon] entre los millennials, a diferencia de la cerveza y otras cosas", dijo a CNBC el presidente de la destilería Michter, Joseph Magliocco, particularmente con el auge de los cócteles. 

“A las personas de 20 y 30 años les gustan mucho los cócteles y la mixología”, dijo Magliocco. “Los mixólogos de todo el país hicieron un gran trabajo. Y ahora, con las redes sociales, realmente se está extendiendo por todo el mundo”. El hecho de que la bebida se haya vuelto popular entre los consumidores jóvenes ha llevado al Bourbon a una nueva etapa en todo el mundo, catapultada por fotos en redes sociales como Instagram, donde el hashtag #bourbon ya cuenta con más de 3.2 millones de acciones.

Porto coincide con la buena fase actual de los Borbones. “La expansión de los cócteles de alta gama hizo que la gente se interesara más por el whisky Bourbon. Porque, por razones históricas, la mayoría de los cócteles de whisky clásicos se elaboran con Bourbon o Rye Whiskey. La proporción de bebidas elaboradas con whisky escocés o irlandés es mucho menor y, en general, más desconocidas. Piensa, ¿cuáles son los tres cócteles de whisky que todo el mundo conoce? Manhattan, Whisky Sour y Old Fashioned. Todo elaborado con whisky americano”, explica.

Según él, también pesa, a favor del whisky americano, la idea de que el whisky escocés es algo serio. “En el imaginario popular, el whisky escocés es un sofá Chesterfield, una pared de madera y un mantel a cuadros. El americano es más joven y más relajado. Es vaquero, low-rider, chaqueta de cuero. Es más joven, más rebelde”, argumenta. Además, claro está, del factor precio: los Bourbons suelen ser más baratos dentro del mismo parámetro de calidad sensorial. 

Camarero en un bar de whisky
Mientras que el whisky americano se ha acercado al público joven, con chaqueta de cuero y consumidor de cócteles sofisticados, el whisky escocés tiene una imagen más seria.

Pero la imagen que la industria estadounidense ha intentado transmitir en los últimos años –joven, moderna–, aliándose con bartenders que han empezado a despuntar en uno de los escenarios de la coctelería más importantes del mundo, poniendo en valor un producto nacional, el de los bares de Nueva York, York a Nueva Orleans, de Chicago a San Francisco. No es raro que las campañas publicitarias de las destilerías más importantes muestren a los jóvenes en situaciones de puro hedonismo y celebración, centrándose más en el estilo de vida que en la bebida en sí. 

Si hay algo que los estadounidenses saben bien es explotar la imagen y aprovecharla para conseguir grandes negocios. Vender el pescado, como decimos por aquí. Algo en lo que debemos inspirarnos si queremos que la cachaza también tenga esa representación en el mercado mundial, especialmente en la coctelería, aprovechando su crecimiento para llegar a más mostradores. 

No es casualidad que hasta 2013, en Estados Unidos, nuestra cachaça fuera etiquetada en ocasiones como “ron brasileño”, provocando confusión entre los consumidores respecto del ron producido en otros lugares, como los países del Caribe. Pero desde ese año, un acuerdo entre los gobiernos de Estados Unidos y Brasil estableció que todo el aguardiente de caña de azúcar brasileño que llegue a Estados Unidos debe llamarse “cachaça”. 

Por otro lado, por supuesto, también era necesario dar más crédito a sus botellas: el término whisky americano ya no era útil. Era necesario llamar a las etiquetas americanas por su nombre: whisky de centeno, whisky de Tennessee y, por supuesto, whisky Bourbon. El marketing, como bien lo saben los estadounidenses, comienza con el nombre. Allí suelen llamarlo con el pomposo nombre de branding. Parece funcionar… 

Colecciones

Una selección de los mejores artículos de Mapa da Cachaça sobre diferentes temas

producción de cachaza

30 artículos

Crianza de cachaza

15 artículos

Historia de la cachaza

12 artículos

Cómo degustar la cachaza

18 artículos

Cócteles clásicos

14 artículos

Cachaza y Salud

7 artículos

Colaboradores