Ana Paula Palazi

Natique Osbourne Group publica manifiesto para promover la cachaça

  • Publicado hace 4 años

En una entrevista con Mapa da Cachaça, Luis Henrique Munhoz, director del grupo Natique Osborne, comenta sobre el mercado y los tres principales pilares expuestos en la manifestación pública que firman los productores.

En medio del proceso de cambio legislativo que busca actualizar el marco legal de identidad y estándares de calidad de la cachaza, conocidos como Instrucción Normativa 13, el grupo Natique Osbourne, una de las empresas líderes en el segmento de mayor valor, lanzó una manifiesto defendiendo la autorregulación del sector.

La carta abierta, denominada “gloria a la cachaça”, en honor al compositor Aldir Blanc, reconoce la necesidad de cambiar muchos aspectos del IN13, pero profundiza en una reflexión más amplia. Defiende tres pilares principales que exigen una clasificación más eficaz de la cachaza, teniendo en cuenta el proceso de destilación y el rigor de producción, así como mejoras en la comunicación sobre el envejecimiento. 

Una de las propuestas es diferenciar el destilado en tres o más tipos, así podríamos tener licores, cachaças y cachaças especiales. Uno de los ejemplos de esta nueva clasificación sería la bebida destilada 100% en alambiques, con requisitos en cuanto al período de cosecha y molienda, fermentación sin aditivos químicos, uso de destilación y contenido de alcohol controlados y prohibición de edulcorantes y saborizantes.

El documento firmado por los productores de Cachaças Espírito de Minas, Saliníssima, Santo Grau Paraty, Santo Grau Itirapuã y Santo Grau Coronel Xavier Chaves también exige la creación de una Consejo Regulador destacando, como ejemplos de organización exitosa, categorías de renombre mundial como Scotch Whisky, Tequila, Cognac, Brandy de Jerez y Jamón Ibérico (“Jamón”).

En el documento, las familias productoras de cachaza, de tres estados, están a favor de todas las propuestas para aumentar el valor de la cachaza, siempre que mejoren la comunicación con el mercado, respeten al consumidor y puedan ser cumplidas, trayendo mayor confianza, sin promover contratiempos. .

Mira la entrevista con Luis Henrique Munhoz, representante del grupo Natique Osbourne.

¿Cómo analiza el mercado actual de la cachaça?

Tenemos buenas y malas noticias. Desde hace más de una década, el mercado viene cayendo año tras año, impulsado principalmente por el menor precio de las cachaças, lo que no es bueno para el sector en su conjunto. Otra mala noticia es que todavía no hemos logrado hacer de la cachaça una categoría de bebida verdaderamente valorada y comprendida a nivel internacional. Lo que existe ahí fuera, preponderantemente, es la caipirinha. La cachaça es sólo un ingrediente.

Caipirinhas de limón y anacardos

Incluso empezamos a ver que se preparaba caipirinha con vodka, como pasó y sigue pasando en Brasil. Para que se hagan una idea, el eslogan del vodka Smirnoff cuando entró en Brasil en 1973 era: “mezcla bien y no deja rastros”, combatiendo las cachaças de mala calidad. Esto ha cambiado mucho. Desde los años 90 hubo un proceso de revalorización de la cachaza, porque era un producto que sufría muchos prejuicios por su baja calidad. Luego llegó al nivel en que se convirtió en sinónimo de cosas malas. Hemos logrado cambiar eso en los últimos treinta años. Reactivamos la cachaza de calidad, haciéndola nuevamente presente en los mercados de mayor valor. Este fue un logro muy grande, pero aún está en su infancia. Se habla de exportación, pero en realidad el mayor camino a seguir todavía está aquí, en nuestro mercado, donde la cachaça Standard y Premium de mayor valor todavía pierde frente al whisky. , vodka e incluso, recientemente, ginebra. Finalmente logramos un proceso de revalorización importante, pero aún queda mucho por hacer.

¿Cuáles son los principales desafíos para el crecimiento del mercado de la cachaza?

Tenemos una ventaja competitiva y al mismo tiempo una desventaja, que es que el mercado de la cachaza, principalmente artesanal y de mayor valor, está muy fragmentado. Un mercado para pequeñas empresas y pequeños productores. Y esto hace que la actuación, digamos, no sea profesional. Vemos mucha evolución en la parte de producción, pero aún lentamente en la parte de comercialización, ya que finalmente la cachaça se inserta en el mercado de bebidas alcohólicas y destilados. Es un mercado muy concentrado en grandes jugadores, con empresas muy fuertes, que invierten mucho y son muy profesionales. Entonces, el hecho de que tengamos pocas empresas de cachaza de alta calidad, con poder financiero y experiencia para operar en el mercado, es un desafío. Tanto a nivel nacional como internacional, para hacer bien un trabajo es necesario comunicarse con el consumidor y todo eso cuesta dinero. Este es un desafío: poder transformar la cachaça en una categoría más competitiva. Por otro lado, está la ventaja de que la cachaça es un producto de origen, es un producto brasileño, y eso no lo estamos explorando como lo hacen otros productos con denominación de origen en el mundo. Esto es lo que llamamos la atención en el manifiesto: cómo comunicar mejor al mercado y al consumidor.

¿Qué expectativas tiene al abrir la discusión para cambiar el marco regulatorio? ¿Cómo podría esto ayudar a la cachaça en este momento?

Fue el primer paso hacia debates más profundos en el sector. Creo que no es sólo un cambio con respecto al IN13 donde están las reglas de la cachaça. Ella pasa por conversaciones más profundas. Así que veamos los siguientes pasos. Lo veo con optimismo, porque veo un movimiento en el sector que hacía tiempo que no veía. Y además, el actual Ministerio de Agricultura defiende muy abiertamente la autogestión y la autorregulación de los sectores productivos. Creo que este es un camino muy importante para la cachaça, así como para otros productos con denominación de origen. La autorregulación del sector sería muy importante para nosotros, mejorar las reglas, mejorar la supervisión, hacer que el sector crezca efectivamente de manera cualitativa, de una manera mejor regulada. Entonces lo veo positivamente.

¿Cuál sería esta autorregulación?

La autorregulación es el seguimiento del propio sector, siendo responsable de velar por el cumplimiento de sus normas. En otros países, el Consejo Regulador funciona como certificador. Para que utilices el denominación de origen, el nombre cachaça, habría que estar certificado. Además, trabaja junto con los gobiernos y el propio sector, de forma más asertiva, para determinar las reglas y regulaciones de su propio producto, además de ser responsable de la supervisión. Hay inspectores, gente en la calle, laboratorios y están en contacto permanente con los productores, para ver si se cumplen las normas y para orientar también, porque hay un papel de orientación que es absolutamente fundamental. El Ministerio de Agricultura y las agencias gubernamentales tienen mucha menos capacidad para hacer esto, ya que tienen que examinar todos los sectores. Defendemos la autorregulación, porque puedes financiar tu propio sector, vigilarlo con mejores reglas, ayudando a comunicar, dando más seguridad al mercado que sabe que hay gente mirando constantemente y con la intención de incrementar el valor del sector. Regular el sector es bueno para todos.

La creación del Consejo Regulador es uno de los puntos que plantea en el manifiesto. ¿Quién sería parte de ello?

Tendría que ser una representación con mandatos y formación que intentara llevar representación al sector en su conjunto. Entonces las principales asociaciones nacionales podrían hacer nominaciones, el propio Gobierno debería hacer nominaciones, el Ministerio de Agricultura y el Ministerio de Economía, porque el sector es sumamente importante para la economía brasileña, representantes de las regiones productoras más importantes. La cachaça se produce en todo Brasil, pero hay algunos estados que concentran casi el 90% del número de productores, y esos estados merecerían una representación diferente. Las cinco empresas que más contribuyen, creo que es justo que tengan una posición. Entonces sería un grupo de personas con un mandato, un nombramiento con reglas permanentes y bien establecidas, pero las personas serían reemplazadas, como una gestión normal. Este es el siguiente punto en el que nosotros, como empresa, buscaremos cómo funcionan otros ejemplos globales para reflexionar.

¿Cuál es la diferencia entre este Consejo y otras entidades representativas que ya existen hoy en el país?

Esta pregunta es fundamental. El consejo es diferente porque le quita ciertas responsabilidades al gobierno, que son responsabilidades de supervisión, principalmente la supervisión del sector. Elimina responsabilidades del gobierno en términos de reglas, porque también puede servir para mejorar algunas reglas. Y también tiene la función reguladora de certificar el sector para el uso del nombre cachaça. A diferencia de las entidades, contaría con un presupuesto vinculado directamente al volumen vendido, y no con aportaciones de empresas interesadas en participar. De hecho, no es una opción, si usas el nombre cachaça estarías obligado a contribuir al consejo. Entonces, empieza a tener funciones muy diferentes. Lo que hace una entidad es tratar de representar al sector en las discusiones, hablar con el gobierno, hablar con otros productores, para buscar mejoras. El consejo tendría un papel diferente con funciones absolutamente prácticas, muy importantes, normativas, de supervisión y de recaudación.

En el manifiesto sugieres una clasificación de la cachaça que considere el rigor en las etapas de producción. ¿Cree que la clasificación actual de la cachaça genera confusión entre los consumidores?

Sin duda, es muy poco esclarecedor. Combina, bajo un mismo nombre, cosas muy diferentes y en este sentido, estos ejemplos globales que traemos intentan precisamente mostrar al consumidor las diferencias del producto. Creo que hoy no nos comunicamos, sólo hay que hablar un poco con los consumidores que no son expertos en cachaça. El consumidor tiene claro que hay cosas diferentes, lo sabe, pero cuando le preguntas qué es mejor o qué es diferente, no sabe explicar, porque no ayudamos. El mercado de cachaça no ayuda. Necesitamos comunicarnos mejor y, a partir de esa comunicación, aclarar los procesos que valoran la calidad del producto.

¿Cuál sería la manera de mejorar esta comunicación y la apreciación de la cachaça?

Primero, el sector se organiza, por eso es importante un consejo, porque obliga al sector a participar, a diferencia de las entidades. Luego, debe haber estándares muy claros que definan las diferencias en la cachaça, en el proceso de producción, y que eso se comunique claramente al consumidor. Lo que proponemos es que haya aguardientes, cachaça y una cachaça especial. Estas diferencias estarían definidas por el rigor en los procesos, desde el uso de materias primas. En la cachaça, lo que es incluso más importante que la materia prima en sí es cómo se utiliza esa materia prima. ¿Cómo se cosecha, se muele y luego se fermenta? En el segundo proceso, ¿la fermentación es una fermentación acelerada o una fermentación natural? ¿Con aditivos o sin aditivos? ¿Se destila en columna o en alambique al 100% o se hace un blend entre ellos? Este también es un factor muy importante. Además, ¿qué uso le das a tu destilación? Porque destilar en alambique no significa que la cachaza vaya a ser de muy alta calidad. Entonces, estos procesos no son difíciles de establecer: cuándo no hay control, cuándo hay control y con qué rigor se llevan a cabo. Por lo tanto, creemos que es posible tener una cachaza genérica, donde no hay control o donde no hay varios de estos controles, y una cachaza especial o incluso más de uno. Tendríamos que debatir esto un poco más. Luego está el envejecimiento, que es otro mundo muy rico, y para comunicárselo al consumidor, también hay que adoptar algunos criterios y es necesario que alguien lo controle.

Otro de los puntos abordados en el manifiesto es la creación del sello “100% producido en alambiques”. ¿Cómo beneficia esta distinción al sector?

Nuestra principal propuesta es que profundicemos en esta conversación, que la distinción no sea solo por la destilación, sino por todos los procesos para que tengamos diferentes denominaciones de cachaza, como pasa por ejemplo con el tequila y el agave 100% tequila que son diferentes. denominaciones del producto. Whisky mezclado o de pura malta son nombres diferentes para el producto. Aprovechando que la forma de destilación ya existe en la Instrucción Normativa N° 13, proponemos que así pueda estar en la etiqueta. Sería la primera evolución hacia una mejor comunicación con el consumidor. IN13 ya permite decir que una cachaça se destila o se produce en un alambique, pero con restricciones de tamaño, como si se hiciera algo que no sería notado por el consumidor. Nuestra sugerencia es cambiar la regla de dos maneras: en primer lugar, puede ser del mismo tamaño que el nombre del producto para resaltar, no como un nombre de producto diferente, el nombre seguiría siendo cachaça. De ahí nuestra segunda recomendación de que no sea sólo “destilado todavía”, sino “100% destilado todavía”. Esto puede facilitar la inspección y también evitar confusión entre los productores que mezclan procesos de destilación, columna y alambique. Esto, para nosotros, es una primera distinción que se puede hacer, sin cambiar la clasificación de los productos. Es un proceso positivo, como hemos visto recientemente en el tequila, porque le queda más clara al consumidor las diferencias entre más o menos calidad. Se empieza a entender más fácilmente y da valor, y eso hace que los propios productores empiecen a buscar estos procesos. Entonces, el propio mercado crece para poder ofrecer un producto con estas cualidades y requisitos.

En su opinión, ¿por qué definiciones como Premium y Super Premium, adoptadas en el mercado internacional, no definen las particularidades de la cachaça?

Buena pregunta. El problema es que las expresiones Premium y Super Premium definen, en Brasil, el envejecimiento. Como si algo más envejecido fuera más premium que algo menos envejecido, eso no tiene sentido. En primer lugar porque no es cierto. Puedes tener una bebida más añeja que no fue elaborada de forma tan rigurosa y viceversa, puedes tener cachaza blanca, por ejemplo, con altísimo rigor en su proceso de elaboración. En segundo lugar, a nivel internacional las expresiones Premium y Super Premium no son identificadas por el mercado como expresiones de envejecimiento. Son expresiones que hablan de calidad, de precio, pero no de envejecimiento. Las expresiones que definen el envejecimiento son diferentes. Entonces, lo que estamos haciendo, tal como está en la legislación, vuelve a ser confuso. No explicamos claramente al consumidor qué son los procesos de envejecimiento, con expresiones que el mercado entiende mejor y al mismo tiempo le ponemos Premium y Super Premium. Nuestro comunicado es bastante completo en este sentido, lo que creo que es fundamental para profundizar en estas clasificaciones es poner en marcha el Consejo Regulador y la autorregulación del sector, porque no tiene sentido querer discutir o querer implementar cosas que son difíciles. monitorear, sin tener realmente a alguien a quien supervisar.

El Manifiesto Gloria a la Cachaça

Consulte el texto completo del Manifiesto Gloria à Cachaça: descargar

Colecciones

Una selección de los mejores artículos de Mapa da Cachaça sobre diferentes temas

producción de cachaza

30 artículos

Crianza de cachaza

15 artículos

Historia de la cachaza

12 artículos

Cómo degustar la cachaza

18 artículos

Cócteles clásicos

14 artículos

Cachaza y Salud

7 artículos

Colaboradores